Par-velocidad de un vehículo eléctrico

     En la Figura 62 se compara la curva de par-velocidad de un motor de combustión (línea azul), en concreto un Volkswagen Golf cuya potencia máxima es 113 CV (83168 W), con respecto al motor eléctrico (línea roja) que en este capítulo se usa. Se comparan dos motores de distinta potencia máxima, para que se vea con más claridad como un motor eléctrico de potencia inferior a un motor de combustión, tiene más par motor, más constante y a velocidades más reducidas. A velocidades más altas el par del motor eléctrico cae debido a su limitación de potencia.

     Un motor con menos potencia nominal que otro puede tener un par mayor de arranque debido a la capacidad que tiene el motor eléctrico de mantener la potencia más constante que el motor de combustión. Como se puede observar en la Figura 63, la potencia máxima del motor eléctrico es menor pero más constante, es más, en algunos rangos de velocidad la potencia del motor eléctrico es mayor a la del motor de combustión, por tanto, en ese rango tiene más par motor y con la importancia que tiene que sea a velocidades bajas que es cuando un vehículo necesita más par motor.

     Esto tiene un gran valor a la hora de diseñar la caja de cambios debido a que disminuiría el número de marchas y por tanto, disminuiría con gran consideración el precio de la caja de cambios (por tanto, también disminuiría el precio del vehículo) y se tendría un mayor confort en la conducción.

figura-62-comparacion-curvade-par-velocidad-motor-de-combustión-wolkswagen-golf-base-logica

Figura 62 – Comparación de la curva de par-velocidad del motor de combustión del Volkswagen Golf con la del motor eléctrico

figura-63-comparacion-curva-potencia-velocidad-motor-combustion-volkswagen-golf-base-logica

Figura 63 – Comparación de la curva de potencia-velocidad del motor de combustión del Volkswagen Golf (línea azul) con la del motor eléctrico (línea roja)