Mazda6: cambios pequeños pero buenos aciertos

Mazda actualiza su buque insignia

Si echáis un vistazo a las fotografías que acompañan esta información sobre el nuevo Mazda6 para 2017 fijaros bien en los retrovisores exteriores. Allí observaréis que se han integrado los intermitentes laterales. Esa es la única diferencia estética del modelo actualizado con respecto al que se vendía hasta ahora, esa y un nuevo color gris obscuro. En todo lo demás, los Mazda6, Sedan y Wagon son exactamente iguales que sus antecesores. Solo el intermitente lateral, que ahora se aloja en la carcasa de los retrovisores yermite distinguir al Mazda6 2017 del modelo precedente.

descarga

Dentro del vehículo existen algunos cambios en la instrumentación, por ejemplo, con la pantalla TFT central a color y nuevas grafías o en el volante y que es nuevo y tiene los mandos del equipo de música y del control de velocidad de crucero reposicionados. Otro ligero cambio es el head-up display (con pantalla de metacrilato) puesto que ahora tiene las indicaciones a color. Su regulación se almacena en la memoria de posición de asientos y retrovisores. Otra novedad es la disponibilidad de retrovisores plegables eléctricos.

2)

Mazda Comercializa el coche en 2 variaciones de carrocería.

La Wagon, que supone casi ya la mitad de las ventas, cuesta lo mismo que la Sedan.

Hasta acá, no parece muy lógico llamar nuevo al Mazda6 que comenzará a venderse esta semana en nuestro mercado y más aún si tenemos en cuenta que los cambios en los motores son inexistentes que se ofrecen  las mismas versiones que hasta el ahora y que los precios apenas se modifican. Las versiones base Style, ya muy bien equipadas de serie, cuestan 50 euros más que hasta ahora. Las Style+ aumentan en 200 euros pero reciben los retrovisores plegables, la cámara de visión trasera y el acceso y arranque sin llave. Mientras que los más suntuosos Luxury cuestan también 50 euros más y llevan faros completos de Led, el nuevo head-up display, cristales más gruesos y sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

¿Por qué razón Mazda habla de un coche nuevo entonces? La razón hay que buscarla en las mejoras introducidas en aquello que no se ve y que podemos dividir en 2 grandes apartados. El del confort de marcha y el de la seguridad activa, Vamos con ello.

Sistema G-Vectoring

3)

La acción del sistema G-Vectoring resulta imperceptible para el conductor. Y afecta solo a la entrega de par del motor.

El Mazda6 es el primer modelo de la marca que incorpora el sistema G-Vectoring.

Este sistema, que más adelante equipará también al Mazda3  y después al resto de modelos de la marca, conviene explicarlo con detalle. En el fondo, se trata de un sistema semejante a los generadores de efecto autoblocante en el eje delantero que montan ciertos modelos de tracción delantera. En todos los casos vistos hasta el momento (Alfa Romeo, Ford, el Grupo Volkswagen…) estos sistemas estaban relacionados con el control de estabilidad y los frenos y aplicaban una frenada selectiva de la rueda interior motriz en una curva para conseguir “engañar al diferencial” y conseguir que este enviase más par a la rueda exterior, que es la que está más apoyada y tiene mejor tracción. Con esta fórmula se conseguía eliminar de forma notable el subviraje del vehículo al precio de desgastar algo más los frenos.

 Han logrado un efecto similar en Mazda sin usar el freno.

La clave de su nuevo sistema es la administración electrónica del motor vinculada al giro de volante, me explico: Cuando el conductor vira el volante, el coche emplea el par motor para producir una fuerza g de deceleración, esto sucede de forma imperceptible y a alta velocidad y lo que se consigue es efectuar una transferencia de pesos. A fin de que las ruedas delanteras ganen agarre al estar más apoyadas como consecuencia del peso. Si el conductor mantiene el giro de volante constante en la curva. El sistema recupera el par de aceleración y potencia la estabilidad al desplazar la carga al eje trasero.

4

El sistema contribuye a mejorar la estabilidad del coche y a reducir la fatiga al volante. Al obligar a realizar menos correcciones de trayectoria, según  los propietarios de Mazda, con este sistema se logra, de entrada, un mayor dinamismo sin afectar en lo más mínimo al confort.

Una mayor carga sobre los neumáticos para favorecer el agarre y una menor necesidad de corregir el giro de volante lo que repercute, con el tiempo, en una menor fatiga del conductor. Mazda asegura que sus motores Skyactiv dejan la precisión precisa en el control del par que hace que la incidencia del G-Vectoring sea imperceptible para el conductor.

Las otras novedades que presenta

Hay que buscarlas en 2 sistemas de cancelación de ruidos (uno de ellos con un amortiguador de frecuencia situado dentro de la cabeza del pistón) para que los motores diésel sean más silenciosos, y una mejora en diferentes ayudas a las conducción. La más notable es el sistema de reconocimiento de señales que, ahora, reconoce algunas señales de prohibición y informa cuando se supera la velocidad máxima de la vía. Ya sea en la pantalla TFT o bien en este y el head-up display en las versiones que montan este último.

5

Pequeños retoques en el habitáculo y un volante de nuevo diseño caracterizan al Mazda6. Que se comienza a vender desde esta semana.

Otra novedad más

Es la ayuda a la frenada de urgencia que ahora emplea radar convencional y una cámara mejorada (ya no emplea el sistema láser). Lo que le permite incrementar el rango de velocidades y mejora otros sistemas conectados como el asistente de avance a baja velocidad. Ahora, el vehículo es capaz de detectar peatones y frenar por si mismo para evitar atropellos. Si tras advertir al conductor, este no aplica el freno.

A lo largo de la presentación pude conducir varias unidades de este nuevo Mazda6 y lo cierto es que, sin poder comparar con el anterior y habiendo llevado este hace ya más de un año, resulta difícil asegurar si el nuevo es mejor en el apartado dinámico. He de decir que la acción del G-Vectoring no se nota -al menos en la percepción de que el motor haga algo raro- y es cierto que el coche es muy estable y subvira muy poco pero es que el anterior Mazda6 ya era un coche muy bueno en el apartado dinámico.

Por lo que respecta al ruido, sí parece existir una menor rumorosidad desde el interior del habitáculo en los modelos con motor diésel que, sin embargo, no llegan al refinamiento absoluto de los de gasolina. Y por lo que respecta a los cambios interiores (volante y head-up display), es cierto que el primero tiene un tacto muy agradable y que el head-up aporta información clara y práctica aunque a mí me gustan más los sistemas de proyección directa sobre el parabrisas que estos que se leen sobre una lámina de metacrilato.

Los mismos motores

6)

En la gama están presentes 4 variantes mecánicas, 2 de gasolina y 2 diésel, y 2 carrocerías; berlina y familiar.

La gama mecánica incluye, como hasta ahora, 2 motores de gasolina y 2 diésel, en los dos casos con la misma relación de compresión, algo nuevo en la industria mundial. La gama de gasolina incluye un 2 litros de 145 CV con cambio manual y un 2,5 de192 CV acoplado a una caja automática de convertidor de par. Los diésel son 2 variantes del mismo motor de 2,2 litros con 150 y 175 CV y cambios manual o automático, los dos de 6 marchas disponibles para los 2 motores. Todos  los Mazda6 se ofrecen en versiones Sedan y Wagon.

Mazda espera vender en un año completo 2000 del Mazda6 y sorprenden algunas cosas del mix de ventas. En primer lugar el porcentaje de ventas de ambas carrocerías está ya cerca de la paridad, lo que quiere decir que los clientes patrios se van dando cuenta de los beneficios indiscutibles de la carrocería familiar, más práctica e igual de elegante aunque hay que reconocer que el hecho de que Mazda sea la única marca que vende ambas versiones al mismo precio debe contribuir decisivamente a ello. Otra cosa interesante es el crecimiento del porcentaje de modelos de gasolina (un 30 % en un segmento que hasta hace poco era caso 100% diésel). Y el porcentaje de ventas de unidades con cambio automático que ya ha llegado al 25% .

Por último, os dejo los precios actualizados.

  • Mazda6 veinte Style: 27.975 €
  • Mazda6 veinte Style+: 29.875 €
  • Mazda6 veinticinco Luxury Automático: 37.145 €
  • Mazda6 2.2D ciento cincuenta CV Style: 30.225 €
  • Mazda6 2.2D ciento cincuenta CV Style+: 30.125 €
  • Mazda6 2.2D ciento cincuenta CV Style+ Automático: 34.125 €
  • Mazda6 2.2D ciento cincuenta CV Luxury Automático: 37.875 €
  • Mazda6 2.2D ciento setenta y cinco CV Luxury: 34.495 €
  • Mazda6 2.2D ciento setenta y cinco CV Luxury Automático: 40.185 €

7

La opción de la tapicería de cuero blanca para las unidades Luxury. Cuesta 100 euros más que si elegimos la de color negro.

Sobre estos precios hay que hacer ciertas consideraciones.

La primera es que, como ya he explicado ya antes, el Sedan y el Wagon valen precisamente lo mismo. La segunda es que las unidades con acabado Style y Style+ tienen como opción el navegador que se vende por 400 euros, la tercera que las unidades Luxury con los motores más potentes (gasolina 2.5 y diesel de 175 CV) llevan de serie techo solar, tapicería de cuero y el Pack Travel con control de crucero adaptativo y frenada de emergencia. Para la versión 2.2D de 150 CV automática, el cuero cuesta 1700 euros y finalmente, la cuarta es que las versiones Luxury tienen un suplemento de 100 euros si las elogiamos con la tapicería de cuero en un muy elegante color blanco en vez del negro de serie.

Hay que tener en consideración que Mazda descuenta 3.000 euros entrada de manera que ya los podéis restar a los precios de tarifa. Y añade otras ventajas (ampliación de garantía, descuentos extra o bien mantenimiento gratuito). Si se escogen algunas fórmulas de comercialización financiada que ofrece la marca. Así, el precio de la gama arranca en los 23.478 euros que puede llegar a valer. Con todos los descuentas, un 2.0 Style de gasolina.