Audi Quattro, el inicio de la leyenda

Repasamos la historia del primer modelo de tracción integral de competición de los de Ingolstadt

Fue el proyecto estrella de Audi en los años 80. Fruto de un proyecto personal de Ferdinand Piëch (sucesor de Ferry Porsche), el primer Audi Quattro, es decir, un modelo pensado para la competición equipado con tracción integral fue presentado en el Salón de Ginebra de 1980, aprovechando la carrocería y plataforma de un Audi 80.

Ahora bien, a pesar de derivar de la plataforma de un Audi 80, poco más tenía que ver con el modelo convencional: el Quattro equipaba un potente motor de cinco cilindros de 2,2 litros de cilindrada que llegaba a los 200 caballos (aunque en posteriores evoluciones de competición llegó a superar el umbral de los 300 caballos de potencia).

La otro gran novedad del sistema Quattro fue su diferencial de tipo Torsen que repartía el par de manera homogénea entre el eje delantero y el trasero.

Audi Quattro de 1980 / Audi

En los años 1981 y 1982 el Audi Quattro compitió en la categoría de rallies de Grupo 4, con unos resultados deportivos dignos y fabricando unos 400 modelos de calle por temporada (era uno de los requisitos de la FIA para autorizar un vehículo).

Los éxitos no tardaron demasiado en llegar, y en 1981 Audi ganó el mundial de constructores, mientras que la piloto Michelle Mounton perdió el campeonato de pilotos durante la última prueba del campeonato.

En 1983 la FIA estrenó una nueva categoría llamada Grupo B, que bien llegado se ganaría la estima de pilotos y aficionados.

Audi estrenó una evolución de su Quattro llamado Quattro A1, que alcanzaba los 370 caballos de potencia y que ganó los rallies de Suecia y Portugal, aunque perdió el campeonato en un mano a mano histórico con el Lancia 031.

El Audi Quattro toca el cielo

El mismo 1983 Audi retiró el primer A1 para sustituirlo a media temporada por Quattro A2, más rápido que su predecesor y que llegó a tocar el cielo la temporada siguiente, en 1984, cuando gano un doblete histórico al sumar el campeonato del mundo de pilotos de la mano del sueco Stig Blomqvist y el de constructores.

De cara a la temporada de 1985 el campeón evolucionó para convertirse en el Sport Quattro, que alcanzaba los 450 caballos y era más ligero, ágil y directo que su predecesor.

Ahora bien, El Audi Sport Quattro de 1985 no ganó el campeonato del mundo (que ese año ganaría el finlandés Timo Salonen y su Peugeot 205 Turbo).

Audi Sport Quattro S1 / Audi

En 1986 fue la última temporada de los Grupo B, que fueron retirados por su peligrosidad.

Aquella temporada Audi preparó el Sport Quattro S1, que tan sólo ganó una prueba el rally de San remo, pilotado por Walter Rohrl y fue superado nuevamente por el Peugeot 205 Turbo de Juha Kankkunen.

Pikes Peak, territorio del señor de los anillos

Tras la prohibición de los Grupo B Audi retiró el Sport Quattro S1 y apostó por un nuevo modelo, el 200 Quattro, que conservaba el sistema de tracción integral de tipo Torsen.

Sin embargo, ese no era el adiós definitivo del Audi Sport Quattro. Los de Ingolstadt adaptaron su modelo para hacer la última evolución, la más extrema y potente de la saga: el Audi Quattro S1 Pikes Peak, pensado para ganar la carrera en subida a la montaña norteamericana de Pikes Peak.

Audi S1 ​​Pikes Peak / Audi

Audi había dominado con comodidad la carrera de Colorado ganando cada edición entre 1982 y 1986 de forma consecutiva, gracias a las manos del estadounidense John Buffum (1982 y 1983), la francesa Michèle Mouton (1984 y 1985) y el norteamericano Bobby Unser (1986).

Pero todos aquellos modelos eran adaptaciones del modelo de rally, y no eran creados específicamente para competir en prueba americana.

El Audi Quattro S1 Pikes Peak de 1987 y sus más de 600 caballos ganó la carrera a las manos de Walter Rohl, marcando también un nuevo tiempo récord y rebajando en más de 22 segundos los tiempos anteriores, convirtiéndose en el primer coche capaz de romper la barrera de los 11 minutos.

Leave a Reply

*